Vitamina E: probablemente el antioxidante más importante en la dieta humana.

Vitamina antioxidante

Los oxidantes / antioxidantes juegan un papel importante en la homeostasis celular. El cuerpo humano tiene moléculas endógenas que funcionan como antioxidantes, tales como glutatión, superóxido dismutasa, peroxidasas y catalasas.

Las sustancias exógenas incorporadas mediante la dieta, tales como β-caroteno, ascorbato y vitamina E, son antioxidantes vitales. De éstos, la vitamina E es probablemente el antioxidante más importante en la dieta humana, y se han realizado muchos estudios para dilucidar su papel en la salud y la enfermedad. La vitamina E es una familia de varios compuestos, de los cuales          α-tocoferol es el análogo más ampliamente conocido. 

α-tocoferol  exhibe propiedades antioxidantes in vitro e inhibe la oxidación del colesterol de lipoproteínas de baja densidad. Además, α-tocoferol muestra actividad antiinflamatoria y modula la expresión de las proteínas implicadas en la captación, el transporte y la degradación de los lípidos aterogénicos.

Aunque α-tocoferol exhibe importantes propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y características antiaterogénicas in vitro, los suplementos de α-tocoferol no han logrado reducir consistentemente eventos relacionados con la aterosclerosis en los ensayos humanos.

Los resultados contradictorios han llevado a la reconsideración de la importancia dada previamente al α-tocoferol y al interés en otros miembros de la familia de la vitamina E, especialmente el γ-tocoferol, que ejerce una acción antioxidante, antiinflamatoria y cardioprotectora mucho más intensa que el α-tocoferol.

Es evidente que el γ-tocoferol es mejor que el α-tocoferol en la prevención de la formación de peróxidos lipídicos, contrarrestando el efecto de los RNS y el estrés oxidativo en la fisiopatología de la aterosclerosis. Además, el γ-tocoferol tiene propiedades farmacocinéticas superiores.

Esta reconsideración ha sido respaldada ampliamente por la investigación clínica en laboratorio.

Otros miembros destacados de la familia de la vitamina E son los  tocotrienoles, compuestos naturales que se encuentran en un buen número de aceites vegetales como el aceite de palma , germen de trigo, la cebada, y ciertos tipos de frutos secos y cereales. Al igual que los tocoferoles, los tocotrienoles también son de cuatro tipos a saber: alfa, beta, gamma y delta.

A diferencia de los tocoferoles, los tocotrienoles son insaturados y poseen una cadena lateral isoprenoide. Los tocoferoles son de naturaleza lipófila y se encuentran en asociación con lipoproteínas, depósitos de grasa y membranas celulares, protegiendo los ácidos grasos poliinsaturados de las reacciones de peroxidación. La cadena insaturada de tocotrienol permite una penetración eficiente en los tejidos que tienen capas grasas saturadas, como el cerebro y el hígado.

Estudios recientes indican que otras formas de vitamina E, tales como γ-tocotrienol, γ-tocoferol y δ-tocoferol, tienen propiedades antioxidantes y antiinflamatorias únicas que son superiores a las de α-tocoferol contra las enfermedades crónicas.

Estudios realizados con animales y humanos indican que los tocotrienoles pueden ser útiles contra las enfermedades asociadas con la inflamación. Muchas de las funciones de los tocotrienoles están relacionadas con sus propiedades antioxidantes y sus variados efectos se deben a que se comportan como una molécula de señalización. Los tocotrienoles presentan actividades biológicas que también se exhiben por los tocoferoles, tales como las neuroprotectoras, anticancerígenas, propiedades antiinflamatorias y para reducir el colesterol.

La vitamina E es una alternativa atractiva para mejorar las enfermedades inflamatorias debido a que:
  • La inflamación crónica subyacente puede ser frenada por los tocotrienoles.
  • Mejora enfermedades relacionadas biológicamente con la inflamación crónica mediante la desregulación negativa de dianas moleculares implicadas en la señalización celular.

 

INDICACIONES DE LA VITAMINA E:

  • Enfermedades inflamatorias,
  • Procesos antioxidantes/antiaging.
  • Fertilidad
  • Neuroprotección (Parkinson, Alzheimer ).
  • Enfermedades cardiovasculares.

 

Puedes obtener más información en www.douglaslabs.es o descargarte aquí la evidencia científica del potencial terapéutico de los tocoferoles y los tocotrienoles.

 

Referencias.

Pharmacological potential of tocotrienols: a review. 
Ahsan et al. Nutrition & Metabolism.2014.
Tocopherols in the Prevention and Treatment of Atherosclerosis and Related Cardiovascular Disease. 
Pankaj Mathur.Clin. Cardiol. (2015)

 

Referencias adicionales.

1.Joffe M, Harris P: The biological potency of the natural tocopherols and certain derivatives. J Am Chem Soc 1943, 65:925–
2.Kaul N, Devaraj S, Jialal I. Alpha-tocopherol and atherosclerosis. Exp Biol Med (Maywood). 2001;226:5–12.
 3.Devaraj S, Jialal I. The effects of alpha-tocopherol on crucial cells in atherogenesis. Curr Opin Lipidol. 1998;9:11–15.
4.Heitzer T, Yla¨ Herttuala S, Wild E, et al. Effect of vitamin E on endothelial vasodilator function in patients with hyperc-holesterolemia, chronic smoking or both. J Am Coll Cardiol. 1999;33:499–505.
5.Boscoboinik D, Szewczyk A, Hensey C, et al. Inhibition of cell proliferation by alphatocopherol: role of protein kinase C. JBiol Chem. 1991;266:6188–6194.
6.Devaraj S, Leonard .Gamma-tocopherol supplementation alone and in combination with alpha-tocopherol alters biomarkers of oxidative stress and inflammation in subjects with metabolic syndrome. Free Radic Biol Med
 7.Bruno RS, Traber MG. Vitamin E biokinetics, oxidative stress and cigarette smoking. Pathophysiology. 2006