Terapia enzimática sistémica en el proceso de cicatrización

¿Qué son las cicatrices?

Las cicatrices son el resultado del proceso de curación natural que ocurre cuando la piel se repara después de heridas, traumas, quemaduras, incisiones quirúrgicas o enfermedades. El tejido normal de la piel se reemplaza con tejido cicatricial para cerrar las heridas abiertas y prevenir infecciones. El tejido cicatricial es tejido conectivo cuya circulación sanguínea es menor, por lo que en ocasiones es irregular, menos elástico y resistente .

¿En qué consiste el proceso de cicatrización?

La cicatrización es un proceso complejo caracterizado por una cascada de acontecimientos regulados que se dividen en cuatro fases (Figura 1). La primera fase consiste en la coagulación de la herida para detener la hemorragia mediante la acción de las plaquetas y la fibrina. La fase de inflamación es una respuesta protectora frente a agentes que representen un peligro para el tejido llevada a cabo por neutrófilos y macrófagos y mediada por citoquinas. En la fase de proliferación, los fibroblastos proliferan y migran para formar una matriz extracelular provisional que sirve de andamiaje en la fase de maduración. En esta última fase tiene lugar la formación, organización y resistencia que obtiene el tejido cicatricial, donde participan los miofibroblastos en la contracción de la herida y se organizan los paquetes de colágenos .

Figura 1. Fases del proceso de cicatrización

¿Cuáles son los principales problemas asociados a las cicatrices?

Las cicatrices pueden causar dolor, picor y limitar la movilidad según su localización. Aunque la mayoría de las cicatrices supone un problema desde el punto de vista estético que puede tener un impacto negativo en la autoestima del paciente.

En los casos en que el proceso de cicatrización se ve alterado, se genera una lesión crónica y pueden aparecer cicatrices hipertróficas o queloides. Entre los factores determinantes en el proceso de cicatrización, se encuentra la extensión y duración de la inflamación, la magnitud de la presión mecánica sobre la cicatriz y el fenotipo génetico del paciente.

¿Qué son las enzimas proteolíticas y en qué consiste la terapia enzimática sistémica?

Las enzimas proteolíticas son enzimas proteasas o también conocidas como enzimas sistémicas o peptidasas cuya acción enzimática es la hidrólisis de péptidos. Estas enzimas pueden tener un origen vegetal o animal. Las de origen vegetal son mayoritariamente proteasas de cisteína entre las que se encuentran la bromelina y la papaína, mientras que las de origen animal son proteasas de serina como la tripsina y la quimiotripsina.

La terapia enzimática sistémica (TES) consiste en el uso de estas enzimas por vía oral con el propósito primario de regular los procesos inflamatorios y de cicatrización. Para evitar la degradación de las enzimas en el estómago durante el proceso de digestión y asegurar su llegada y absorción intestinal, la TES se administra en forma de comprimidos recubiertos, alejado de las comidas (como mínimo 45 minutos antes o 90 minutos después).

 

¿Cuál es el papel de la terapia enzimática sistémica en la cicatrización?

Además de por su actividad hidrolítica, la TES tiene una acción antiinflamatoria mediada por la eliminación del exceso de citoquinas mediante el complejo que forma con la glicoproteína plasmática alfa 2-macroglobulina. Así, la TES regula el proceso inflamatorio, evitando un proceso inflamatorio crónico y favoreciendo por tanto el curso normal del proceso de cicatrización y con ello una reparación del tejido óptima.

Así, la TES consigue un efecto antiinflamatorio y antiedematoso e incluso analgésico al reducir el dolor asociado al proceso de cicatrización.

 ¿Cuáles son los usos potenciales de la terapia enzimática sistémica en procedimientos quirúrgicos mínimamente invasivos, estéticos y resolución de quemaduras?

La eficacia y seguridad de la TES ha sido demostrada en numerosos estudios clínicos en la resolución de procesos inflamatorios y edematosos en el daño tisular vinculado a lesiones, quemaduras y cirugías (ortopédicas, dentales, plásticas) . En un estudio controlado con placebo de 53 pacientes sometidos a una rinoplastia, el uso de bromelaina, minimizó el edema y hematoma propios de la fase de recuperación. En otro estudio de pacientes con quemaduras de segundo grado, el uso de las enzimas proteolíticas tripsina y quimiotripsina redujo la proteína C reactiva, indicadora de la inflamación y mantuvo elevados los niveles de alfa 2-macroglobulina lo que facilitó la cicatrización del tejido quemado al reducir la inflamación, edema y la destrucción de tejido por estrés oxidativo en comparación con el grupo tratado con placebo. Asimismo, la bromelaina parece aportar beneficios tras la extracción del tercer molar, contribuyendo a disminuir el dolor y a aumentar la calidad de vida de los pacientes y junto a papaína y tripsina puede contribuir al alivio de la inflamación, hematomas y dolor en mujeres que han recibido una episiotomía, así como en los signos y síntomas debidos a traumatismos en la práctica deportiva.

Las enzimas sistémicas pueden desempeñar un papel importante en el proceso de cicatrización. Si desea ampliar información sobre soluciones enzimáticas integrales, pulse el siguiente enlace:

EL PODER DE LAS ENZIMAS

 

 

Referencias

  • Amri E, Mamboya F (2012) Papain, aplant enzyme of biological importance: a review. American Journal of Biochemistry and Biotechnology 8 (2), 99-104 doi:10.3844/ajbbsp.2012.99.104
  • Arenas, J. (2003). Las heridas y su cicatrización. Offarm, 22(5), 126–132.
  • Edriss, A. S., & Mesták, J. (2005). Management of Keloid and Hypertrophic Scars. Annals of Burns and Fire Disasters, 18(4), 202–210.
  • French, K., Yerbury, J. J., & Wilson, M. R. (2008). Protease activation of alpha2-macroglobulin modulates a chaperone-like action with broad specificity. Biochemistry, 47(4), 1176–1185. https://doi.org/10.1021/bi701976f
  • Guarín-Corredor, C., Quiroga-Santamaría, P., & Landínez-Parra, N. S. (2013). Proceso de Cicatrización de heridas de piel, campos endógenos y su relación con las heridas crónicas. 61(4), 8.
  • Mendes, M. L., do Nascimento-Júnior, E. M., Reinheimer, D. M., & Martins-Filho, P. R. (2018). Efficacy of proteolytic enzyme bromelain on health outcomes after third molar surgery. Systematic review and meta-analysis of randomized clinical trials. Medicina oral, patologia oral y cirugia bucal, 24(1), e61–e69. doi:10.4317/medoral.22731
  • Muhammad, Z. A., & Ahmad, T. (2017). Therapeutic uses of pineapple-extracted bromelain in surgical care — A review. J Pak Med Assoc, 67(1), 5.
  • Pavan, R., Jain, S., Shraddha, & Kumar, A. (2012). Properties and therapeutic application of bromelain: a review.Biotechnology research international, 2012, 976203. doi:10.1155/2012/976203
  • Shah, D., & Mital, K. (2018). The Role of Trypsin:Chymotrypsin in Tissue Repair. Advances in Therapy, 35(1), 31–42. https://doi.org/10.1007/s12325-017-0648-y