Respuesta del sistema inmunitario en situaciones de estrés.

nutrientes estres

Una alimentación saludable, ejercicio físico y descanso adecuado son uno de los pilares fundamentales que contribuyen a un sistema inmunitario equilibrado.

¿Cómo afecta el estrés al sistema inmunitario?

Situaciones de estrés emocional o un descanso inadecuado pueden provocar la supresión del sistema inmunitario. Estas situaciones van a favorecer la liberación de glucocorticoides como el cortisol por la corteza suprarrenal y la liberación de catecolaminas por la médula suprarrenal. Los glucocorticoides ejercen gran influencia en numerosos procesos fisiológicos: intervienen en la regulación del metabolismo de las proteínas, grasas e hidratos de carbono y participan en la respuesta del organismo a los diferentes tipos de estrés físico o psicológico. La mayoría de las células poseen receptores para estas hormonas y, por lo tanto, son dianas potenciales para sus acciones.

Los glucocorticoides tienen actividad inmunosupresora ejerciendo acciones muy marcadas sobre los macrófagos y los linfocitosT.

supresión del sistema inmunitario

 

Figura 1. Las situaciones de estrés van a provocar una supresión del sistema inmunitario.

El descanso adecuado y suficiente es importante para un sistema inmunitario robusto y equilibrado. La privación del sueño tiene un efecto importante sobre los niveles de citoquinas y de los marcadores de la inflamación, disminuyendo también la función de las células NK, los linfocitos T y los monocitos.

Además, durante el sueño, se disminuye la síntesis de cortisol y adrenalina que tienen el efecto inmunosupresor descrito previamente.

¿Cómo robustecer la respuesta inmunitaria en situaciones de estrés enriqueciendo la dieta?

Los meses de primavera-verano, periodos de aumento de ejercicio, estrés o cambio de actividad, son un buen momento para complementar la dieta con una serie de nutrientes que puedan robustecer la respuesta inmunitaria en situaciones de estrés. En función de sus diferentes mecanismos de acción los hemos agrupado en tres bloques.

sistema inmunitario y estres

POLIFENOLES Y FLAVONOIDES.

La curcumina y los polifenoles son fitonutrientes activos bien conocidos para optimizar una dieta equilibrada y saludable. Diferentes estudios muestran cómo la curcumina y el resveratrol pueden ejercer un efecto inmunomodulador facilitador de la actividad inmunitaria adecuada.

Curcumina.

La curcumina es un compuesto polifenólico presente en la especie india cúrcuma que se obtiene del rizoma de la planta Cúrcuma longa. La curcumina libre tiene una baja biodisponibilidad debido a una baja solubilidad en agua, inestabilidad y degradación en condiciones ácidas, como el estómago, y por una rápida excreción de sus formas sulfatadas o de glucuronización que se forman en el hígado e intestino. La curcumina en forma liposomada, conserva y protege a la curcumina de las agresivas condiciones del estómago, permitiendo que se disuelva en el punto óptimo para su absorción gastrointestinal. La curcumina tiene propiedades antioxidantes, inmunoreguladoras y antiinflamatorias

Resveratol.

El resveratrol es un flavonoide con una potente acción antiinflamatoria por disminuir los niveles de NF-kB. El pterostilbeno, es un compuesto estructuralmente similar al resveratrol con funciones antioxidantes y antinflamatorias comparables, pero con una mejor biodisponibilidad.

 

 

sistema inmunitario lactium

LACTIUM®, TEANINA Y VITAMINA D3.

La importancia de estos nutrientes para reforzar la respuesta inmunitaria viene determinada por su contribución a facilitar un descanso adecuado y por contribuir a la funcionalidad normal muscular y del sistema inmunitario por su contenido en vitamina D

Lactium®

 Lactium® es la caseína alfa 1s hidrolizada (ACH), un decapéptido que proviene de la hidrólisis de las proteínas de la leche. Tiene efecto sobre el receptor GABA-A, presente en el hipocampo, que interviene en la regulación de la ansiedad y los procesos cognitivos.

L-teanina

L-teanina es un aminoácido que se encuentra principalmente en el té verde (Camellia sinensis), análogo del ácido glutámico, que bloquea la unión de éste a los receptores de glutamato en el cerebro. En varios estudios, se ha visto que estimula la actividad en el cerebro conocida como ondas alfa, que se asocian con un estado mental más relajado, pero alerta. L-teanina va a ayudar a un descanso adecuado importante para la homeostasis del sistema inmunitario.

 

ANTIOXIDANTES

En situaciones de estrés prolongadas que se acompañan de estados inflamatorios duraderos en el tiempo, el sistema inmunitario resulta comprometido por el estrés oxidativo que se produce. Las especies reactivas de oxígeno (EROs) se forman de manera natural como subproducto del metabolismo normal del oxígeno y por el sistema inmunitario para eliminar agentes invasores. Tienen, además, un importante papel como mediadores en la señalización celular en la respuesta inmunitaria y otros procesos fisiológicos.

antioxidantes en sistema inmunitario

Sin embargo, las EROs pueden ser tóxicas debido a su alta reactividad cuando su cantidad supera la capacidad antioxidante natural del organismo, ocasionando importantes daños a nivel celular. El balance oxidante/antioxidante es esencial para el mantenimiento intacto de las vías de señalización del sistema inmunitario, manteniendo la integridad y funcionalidad de las membranas celulares y protegiendo las proteínas celulares y ácidos nucleicos. Terapias antioxidantes y dietas ricas o enriquecidas en antioxidantes, parecen disminuir el deterioro funcional orgánico originado por estrés oxidativo.

Ácido-α-lipoico.

El ácido-α-lipoico (ALA), se obtiene principalmente de la dieta, especialmente de carnes y verduras. Su principal función es la generación de energía en las mitocondrias de las células actuando como cofactor para diferentes enzimas como la piruvato-deshidrogenasa. También participa en el metabolismo de azúcares y lípidos, y restaura los sistemas antioxidantes intrínsecos. Es conocido como el antioxidante universal, y puede actuar tanto en medio acuoso como lipídico.

Es un potente agente reductor que va a regenerar antioxidantes oxidados a su forma activa. También elimina radicales libres como las especies reactivas de oxígeno o nitrógeno, y es un agente quelante de iones metálicos, previniendo la formación de radicales libres y protegiendo del daño celular. Así, asegura una respuesta inmunitaria más equilibrada.

N-acetilcisteína y glutatión.

La N-acetilcisteína (NAC) es un aminoácido presente en alimentos como la carne, huevos y leche. Es un aminoácido acetilado que tiene un efecto antioxidante directo, por la presencia de un grupo tiol en su estructura, y de forma indirecta, por ser un precursor del glutatión. El glutatión puede administrarse en forma de sus precursores como NAC, aumentando así su síntesis a nivel celular.

La N-acetilcisteína va a actuar como atrapador de radicales libres, impidiendo que éstos produzcan daños sobre estructuras celulares, incluyendo a los fosfolípidos de membranas, implicados en las vías de señalización de la respuesta inmunitaria

 Quercitina

La quercetina es un polifenol presente principalmente en manzanas, uvas, el brócoli o el té con una potente actividad antioxidante por la presencia de los grupos hidroxilos en los anillos aromáticos. La quercetina va a ejercer un efecto protector frente al daño por radicales libres cuando éstos se producen en exceso en procesos inflamatorios de larga duración.

En el área para profesionales de nuestra web puede obtener una completa monografía para uso profesional acerca de nutrientes, respuesta inmunitaria y estrés.   

 

Bibliografía y referencias