Probióticos: la importancia de la identificación de las cepas para su correcta utilización.

El estudio de los probióticos ha avanzado considerablemente en los últimos años debido al progreso en la comprensión del papel de la microbiota humana en la salud y la enfermedad, y a la necesidad de contribuir al mantenimiento de una microbiota saludable con intervenciones efectivas y seguras.

Según la definición de FAO / OMS, se consideran probióticos los “microorganismos vivos que, cuando se administran en cantidades adecuadas, confieren un beneficio para la salud del huésped”. Esta definición incluye una amplia gama de microbios y aplicaciones, al tiempo que captura la esencia de los probióticos (microbios viables y beneficiosos para la salud).

 Cepa es, en microbiología, una variante fenotípica de una especie que contiene información biológica de interés científico y que conserva las cualidades que la definen. También suele referirse a las cepas como colonias puras de bacterias. Por lo general son obtenidas por clonación.

Una cepa de probiótico se cataloga en base a su género, especie y a una designación alfanumérica. Por ejemplo, en el caso de Lactobacillus casei Lc-11 o de Lactobacillus rhamnosus LR-32, el término Lactobacillus se corresponde con el género, las denominaciones casei y rhamnosus indican las especies respectivas y los epígrafes Lc-11 y LR-32 se refieren a esas cepas concretas dentro de cada especie (tabla 1).

                               

                               Tabla 1: Ejemplo de nomenclatura específica para los probióticos.

 

Algunos mecanismos subyacentes a los efectos de los probióticos están muy extendidos entre una diversidad de cepas diferentes de probióticos comúnmente estudiados, mientras que otros pueden  estar presentes en sólo unas pocas cepas de una especie determinada, por lo cual no a todos los productos que contienen probióticos se les puede atribuir los mismos efectos. En general, se considera que:

  • Los efectos saludables demostrados para una cepa microbiana específica no son extrapolables o atribuibles a otras cepas de la misma especie

  • Los efectos beneficiosos para la salud deben demostrarse mediante estudios realizados en población humana con metodología científica adecuada.

  • Una cepa microbiana con categoría de probiótico por haber demostrado eficacia en una indicación concreta (por ejemplo, prevención de diarrea) no es necesariamente válida para otras indicaciones (por ejemplo, prevención de alergia).

 

 

En el mercado existen muchos productos que llevan la etiqueta ‘probiótico’. Los expertos recomiendan que el término probiótico se use sólo en productos que contengan microorganismos vivos con un recuento viable adecuado de cepas bien definidas con una expectativa razonable de proporcionar beneficios para la salud del huésped.

La evidencia de un beneficio para la salud del probiótico, ya sea a nivel de cepa o de especie, dosis recomendadas y su forma de administración, las poblaciones objetivo, los sitios diana (intestino u otros), categorías reguladoras, condiciones previstas de almacenamiento y seguridad para su uso, son algunos de los aspectos clave que tanto el prescriptor profesional como el consumidor deberían conocer para la correcta elección de los probióticos más adecuados para alcanzar el resultado en salud deseado.

 

Puede obtener más información sobre probióticos, prebióticos, simbióticos, enzimas digestivas y minerales pulsando el siguiente botón.

 

 

REFERENCIAS

Expert consensus document: The International Scientific Association for Probiotics and Prebiotics consensus statement on the scope and appropriate use of the term probiotic.CollinHill, Francisco Guarner, Gregor Reid, Glenn R. Gibson, Daniel J. Merenstein, Bruno Pot, Lorenzo Morelli, Roberto Berni Canani, Harry J. Flint, Seppo Salminen, Philip C. Calder & Mary Ellen Sanders. Nature Reviews Gastroenterology & Hepatology volume11, pages 506–514 (2014). https://www.nature.com/articles/nrgastro.2014.66

Declaraciones consensuadas Workshop Probióticos, Prebióticos y Salud : Evidencia Científica. Organizado por la Sociedad Española de Probióticos y Prebióticos. Madrid,18/12/2009 http://www.sepyp.es/pdf/Documento-de-Consenso-sobre-Probioticos.pdf