La deficiencia de Vitamina D está asociada al aumento del riesgo de Alzheimer.

La enfermedad de Alzheimer es la forma más común de demencia en las personas mayores y se estima que la prevalencia aumentará durante los próximos años

Se cree que el gen de la apolipoproteína E4 (APoE4) tiene un fuerte vínculo con la enfermedad de Alzheimer. Todos heredamos una forma de APOE de nuestros padres (puede ser del tipo e2, e3 o e4).

En caso de heredar una copia de APoE4, aumenta su riesgo de desarrollar Alzheimer, aunque esto no significa que la enfermedad vaya a desarrollarse. Sin embargo, las investigaciones publicadas en la revista PLOS One, realizadas  inicialmente por la doctora  Thalida Em Arpawong, miembro postdoctoral del departamento de psicología de la Universidad del Sur de California, sugieren que un gen diferente, que se conoce como TOMM40, también puede ser una pieza clave

Se piensa que la APoE4 aumenta el riesgo de desarrollar Alzheimer al influir en la acumulación de placa amiloide en el cerebro, lo cual es una característica distintiva de la enfermedad.

Según la autora del estudio, la investigación reveló que, en realidad, una variante de la TOMM40 puede influir más en el deterioro la memoria inmediata, es decir, la capacidad de retener información nueva, en comparación con la APoE4.

La TOMM40 parece desempeñar un papel en la disminución de la memoria independiente del gen APoE, en especial en la disminución del aprendizaje verbal después de los 60 años de edad.

Se estima que la cuestión genética representa menos del 5 % de los casos de Alzheimer, e incluso si tiene dichos "genes de Alzheimer", no significa que su destino esté predeterminado; realizar cambios en su estilo de vida pueden reducir significativamente su riesgo  

La diabetes y las enfermedades cardíacas también aumentan el riesgo de desarrollar Alzheimer ya que la resistencia a la insulina es la causa subyacente de las 3 enfermedades. Incluso, la aterosclerosis se asocia con la acumulación de placa beta-amiloide en el cerebro.

Para prevenir la enfermedad de Alzheimer, es necesario llevar una alimentación que estimule su cerebro y cuerpo con grasas saludables, en lugar de carbohidratos . Esto le ayudará a optimizar su salud al transformar la quema de carbohidratos en quema de grasas como su principal fuente de combustible , mejorando su función mitocondrial, la cual también es parte enfermedad de Alzheimer

Con frecuencia se piensa que la enfermedad de Alzheimer no tiene cura ni se conoce la causa que la provoca. Sin embargo, contemplar la existencia de múltiples causas resulta más apropiado y, si se abordan los factores específicos que causan el deterioro cognitivo, «hay muchísimas cosas qué se pueden hacer”, en palabras del Dr. Dale Bredesen, director del departamento de investigación de enfermedades neurodegenerativas de la Facultad de Medicina de la Universidad de California en Los Angeles (UCLA).

Además de las estrategias alimenticias, Bredesen recomienda realizar ejercicio con el fin de aumentar el factor neurotrópico derivado del cerebro (BDNF por sus siglas en inglés), reducir el estrés, optimizar el sueño( fundamental para la función cognitiva ) y obtener apoyo nutricional mediante suplementos alimenticios. Los nutrientes esenciales incluyen grasas Omega-3 , magnesio, fibra y vitamina D.

Según un metanálisis realizado para evaluar la asociación entre la deficiencia de vitamina D y el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer y la demencia, la deficiencia de vitamina D se asocia con un mayor riesgo de enfermedad de Alzheimer y demencia.

Los resultados muestran que las personas con un estado de vitamina D inferior a 50 nmol / L tenían un mayor riesgo de desarrollar el Alzheimer en un 21% en comparación con las personas que tienen un estado de vitamina D superior a 50 nmol / L.

Un análisis similar encontró esta asociación entre el estado de vitamina D y el riesgo de demencia en general, aunque se necesitan más estudios para evaluar los efectos de la suplementación con vitamina D en el desarrollo de la demencia.

Retomando la cuestión genética, tener o no un «gen de Alzheimer», por así decirlo, no cambia el hecho de que se tiene control sobre muchos factores que pueden reducir considerablemente el riesgo de desarrollarlo.

Para las personas con predisposición genética a la enfermedad, es todavía más importante tomar medidas proactivas con el fin de reducir su riesgo, aunque en realidad todo el mundo podría beneficiarse de estas medidas.

 

Si desea obtener más datos , cifras y conocer las nuevas fronteras en la investigación acerca de la enfermedad de Alzheimer en 2017 , puede descargarse este e-book realizado por la Alzheimer´s Association.

 

 

 

PLOS One August 11, 2017

Medical News Today September 18, 2017

Alzheimer’s Association, The Search for Alzheimer’s Causes and Risk Factors

Medicinenet.com July 16, 2014

 NEJM August 8, 2013; 369:540-548

 Medicinenet.com March 31, 2014

Alzheimer’s Association, 2016 Alzheimer’s Disease Facts and Figures

Liang Shen and Hong-Fang Ji. Vitamin D deficiency is associated with increased risk of Alzheimer’s disease and dementia: evidence from meta-analysis. Nutrition Journal (2015) 14:76