Hipoclorhidria, betaína y enzimas  digestivas en disbiosis de la microbiota intestinal.

La hipoclorhidria es el estado en el que no se produce la cantidad suficiente de ácido clorhídrico (HCl) en el estómago para la digestión adecuada de los alimentos, especialmente de las proteínas.

El estómago requiere un ambiente ácido por varias razones: 

  1. Para la digestión adecuada de las proteínas. La digestión inadecuada de proteínas conduce a un nivel más alto de fermentación proteica en los intestinos, lo que produce niveles elevados de amoníaco, fenoles, aminas e indoles que pueden sobrecargar el sistema de desintoxicación del hígado y predisponer a encefalopatía hepática. También, la digestión inadecuada de proteínas puede aumentar el nivel de putrefacción en los intestinos, creando así un ambiente fértil para el sobrecrecimiento de bacterias y levaduras patógenas.
  2. Para el correcto vaciado del estómago y la prevención del reflujo gastro-esofágico, así como para evitar el sobrecrecimiento de bacterias y hongos patógenos en el estómago. 
  3. Para garantizar la absorción de fármacos débilmente básicos cuya solubilidad depende del pH ácido del estómago.
  4. Para la absorción adecuada de ciertas vitaminas y minerales como vitamina B12, boro, calcio, magnesio, zinc, cobre, hierro, selenio, entre otros.

 

 

Hipoclrohidria

                   

                                                                          Acción de antiácidos y betaína HCl sobre el pH gástrico.

 

La hipoclorhidria puede ser causa o consecuencia de disbiosis

 

 

BETAÍNA

En casos en los que se sospecha hipoclorhidria, la betaína HCl podría ser de utilidad. La betaína es un subproducto del procesamiento de la remolacha azucarera, y está también presente en las espinacas y gramíneas. Sin embargo, la betaína HCl (clorhidrato de betaína o hidrocloruro de betaína) es un elemento de síntesis que no se encuentra naturalmente en los alimentos. La betaína HCl aporta una cantidad adicional de ácido clorhídrico cuando su producción en el estómago es insuficiente (hipoclorhidria). Niveles óptimos de ácido en el estómago favorece la degradación eficiente de los alimentos, facilitando la absorción posterior de nutrientes, incluyendo proteínas, vitaminas y minerales y otros nutrientes esenciales.

La enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) es una enfermedad crónica con resultados de su tratamiento habitualmente poco satisfactorios. Puede presentar diversos síntomas, como acidez estomacal, regurgitación, disfagia, tos, ronquera o dolor en el pecho. En un estudio se investigó si un suplemento dietético conteniendo melatonina, l-triptófano, vitamina B6, ácido fólico, vitamina B12, metionina y betaína podría ayudar a los pacientes con ERGE. La melatonina tiene actividades inhibitorias conocidas sobre la secreción de ácido gástrico y la biosíntesis del óxido nítrico. El óxido nítrico tiene un papel importante en la relajación transitoria del esfínter esofágico inferior (TLESR), que es un importante mecanismo de reflujo en pacientes con ERGE mientras que los otros componentes de la fórmula tienen efectos antiinflamatorios y analgésicos. Los autores concluyeron que una formulación con las características como la probada podría promover la regresión de los síntomas de ERGE sin efectos secundarios significativos. Otros estudios han evidenciado también que las personas de la población general que ingerían cantidades más altas de colina y betaína en la dieta tenían menor resistencia a la insulina.

La disminución del pH gástrico puede producirse en muchos individuos por el uso de agentes inhibidores de la bomba de protones o antagonistas de receptores H2 lo cual puede afectar significativamente la absorción de fármacos débilmente básicos que muestran una solubilidad dependiente del pH. En este contexto, se ha probado la re-acidificación del estómago en personas con hipoclorhidria inducida farmacológicamente, como estrategia clínica práctica para mitigar esta interacción. Se halló que betaína HCl fue bien tolerada por todos los sujetos, y que betaína HCl fue eficaz para disminuir temporalmente el pH gástrico. El inicio rápido y la duración relativamente corta de la reducción del pH gástrico otorgarían a betaína HCl el potencial para ayudar a la absorción de fármacos débilmente básicos administrados por vía oral que exhiben solubilidad dependiente del pH cuando se administran bajo condiciones hipoclorhídricas.

En el mismo sentido, se ha reportado que la suplementación de betaína HCl y pepsina en pacientes con SII e hipoclorhidria inducida por inhibidores de la bomba de protones utilizados a largo plazo puede estabilizar los procesos fisiológicos, facilitar la asimilación de nutrientes y ayudar a la digestión de las proteínas. También se ha argumentado que ayuda a prevenir las infecciones patogénicas a través de la restauración de una microbiota gastrointestinal más normal.

Debe evitarse el uso de betaína HCl durante el embarazo, en madres lactantes y vigilarse su empleo en pacientes con colesterol alto pues, betaína puede incrementarlo (pacientes con hipercolesterolemia, diabetes, obesos, enfermedad renal).

Así, recuperar o contribuir a mantener la acidez adecuada del medio gástrico resultaría fundamental para facilitar el proceso de digestión y absorción de nutrientes que puede estar alterado en la disbiosis intestinal, prevenir la aparición de infecciones oportunistas y favorecer la absorción y utilización adecuada de medicamentos en situación de enfermedad.

 

ENZIMAS DIGESTIVAS.

 Ante la presencia de disbiosis intestinal, la funcionalidad de las enzimas digestivas puede alterarse por el cambio del pH del estómago y de la composición de la flora intestinal. Múltiples proteasas, lipasas y carbohidrasas facilitan la digestión, en el tracto gastrointestinal, de proteínas, azúcares y grasas presentes en los alimentos por lo que el funcionamiento inadecuado de alguna de ellas se ha asociado a trastornos del sistema digestivo, síntomas por intolerancias alimentarias, por difícil digestión de productos lácteos, así como alteración de la homeostasis de la glucosa o la actividad del sistema inmune.

hipoclorhidria. pepsinas

Pepsinógeno. Sustancia elaborada por las células del estómago. El ácido del estómago transforma el pepsinógeno en pepsina, que descompone las proteínas de los alimentos durante la digestión.

 

Algunos recursos como la betaína HCl y las enzimas digestivas pueden contribuir a la recuperación de un entorno gástrico más adecuado que permita la correcta digestión de los alimentos y evite la proliferación de microorganismos patógenos. 

 

Si desea obtener más información, descárguese nuestro folleto.

hipoclorhidria

 

 

 

   REFERENCIAS

  • http://www.lineaysalud.com/salud/betaina-hcl Accedido Febrero-2018
  • Pereira Rde S. Regression of gastroesophageal reflux disease symptoms using dietary supplementation with ith melatonin, vitamins and aminoacids: comparison with omeprazole. J Pineal Res. 2006 Oct;41(3):195-200.
  • Gao Y, Wang Y, Sun G. High dietary choline and betaine inteake is associated with low insulin resistance in the Newfoundland population. Nutrition 2017; 33: 28-34
  • Yago MAR, Frymoyewr AR, Smelick GS, Frassetto LA, Budha NR, Dresser Mj, Ware JA, Benet LZ. Gastric re-acidification with betaine HCL in healthy volunteers with rabeprazole-induced hypochlorhydria. Mol Pharm 2013; 10 (1): 4032-4037. doi:10.1021/mp4003738.
  • Kines K, Krupczak T. Nutritional Interventions for Gastroesophageal Reflux, Irritable Bowel Syndrome, and Hypochlorhydria: A Case Report. Integrative Medicine: A Clinician’s Journal. 2016;15(4):49-53.
  • https://www.webmd.com/ vitamins-supplements/ingredientmono-312- BETAINE+HYDROCHLORIDE.aspx Accedido Febrero-2018
  • http://therapy.epnet.com/nat/GetContent.as p?siteid=EBSCO&chunkiid=126419 Accedido Febrero 2018
  • https://www.globalhealingcenter.net/salud-natural/hidrocloruro-betaino.html Accedido Febrero-2018