Hiperglucemia: prediabetes y diabetes mellitus.

diabetes mellitus 2 DM2

La hiperglucemia se define como una elevación anormal de los niveles de glucosa en sangre, siendo > 100 mg/dl, en ayunas, mientras que se habla de normoglucemia cuando los valores de glucosa en la sangre se encuentran entre 70 y 100 mg/dl en ayunas.

Una de las primeras anomalías detectables en el metabolismo de la glucosa, provocada principalmente por la adiposidad abdominal junto con la vida sedentaria y las dietas poco saludables, es la respuesta menor a la insulina en el músculo esquelético, presumiblemente debido a un fallo en su señalización. Esta irregularidad, conocida como resistencia a la insulina, se caracteriza por un periodo de tiempo determinado donde el organismo, mediante mecanismos compensatorios como la hipersecrección de insulina, combate la hiperglucemia debida a la falta de respuesta periférica a la insulina. Este periodo denominado prediabético, es difícil de detectar ya que los valores de glucemia se mantienen en el rango normal. Sólo se podría detectar mediante el análisis de los valores de insulina en plasma, insulinemia.

Sin embargo, el estado de prediabetes va empeorando y progresando puesto que las células β-pancreáticas no son capaces de mantener un estado de hipersecreción constante, con lo que disminuye la secreción de insulina por fracaso pancreático. Es en este punto cuando se diagnostican la mayoría de casos de diabetes mellitus tipo 2 (DM2).

Prediabetes es un estado metabólico que se caracteriza por  hiperinsulinemia que compensa la menor respuesta celular a la acción periférica de la insulina y que mantiene la glucemia en valores normales. 

Diabetes mellitus tipo 2 y complicaciones asociadas.

 La DM2 es un trastorno metabólico que supone un problema de salud importante en los países desarrollados. Representa el 90% de los casos de diabetes y se diferencia de la diabetes de tipo1 en que en la diabetes mellitus de tipo 1 (DM1) hay una producción deficiente o nula de insulina mientras que en las etapas tempranas de la DM2 los niveles de insulina son normales o altos. Entre los factores asociados a la DM1, existe un componente autoinmunitario muy importante además de factores hereditarios y ambientales. En general, la DM2 suele diagnosticarse con más frecuencia en la edad adulta comparada con la DM1 que se hace evidente en la niñez y adolescencia. La DM2, no obstante, está siendo detectada progresivamente más a menudo en niños producto del incremento de la obesidad infantil.

Además de los componentes genéticos, el exceso de peso, el sedentarismo y las dietas poco saludables son los factores de riesgo más importantes asociados a la DM2 (Tabla 2).

La DM1 se trata con insulina exógena, adaptación de la dieta, actividad física regular y los antidiabéticos orales no son eficaces. Los síntomas de la DM2 son menos severos que los de la DM1 debido a la presencia de insulina, y las células, aunque resistentes a su acción, son capaces de captar cierta cantidad de glucosa para su metabolismo y se trata con cambios saludables en el estilo de vida, reducción del peso corporal, adecuación de la dieta, con antidiabéticos orales y eventualmente, insulina.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que en 2025 entre 200 y 300 millones de personas habrán desarrollado DM2 que se traduce en un aumento de 6 millones de pacientes al año. Aunque antiguo, en España, los resultados del estudio epidemiológico di@bet.es del 2010 mostraban ya el incremento de casos de la DM2, con un alto porcentaje de casos desconocidos por los pacientes, y de casos de tolerancia anormal a la glucosa o glucosa basal alterada (Tabla 1) (Estudio di@bet.es).

 

El riesgo de desarrollar DM2 puede atribuirse a factores de riesgo genéticos y ambientales (Tabla 2).

Tabla 2. Factores de riesgo asociados a diabetes mellitus tipo 2.

 

Síntomas de la diabetes DM2

Las típicas manifestaciones clínicas de la DM2 son polifagia (aumento del apetito), polidipsia (aumento de la sed) y poliuria (aumento de la orina), junto con un estado de astenia permanente. La complicación más habitual de la DM2 es la alteración vascular que aparece desde los estadios precoces de la enfermedad, y que es tanto más evidente cuanto más evolucionada y grave sea la enfermedad. Según el tejido vascular afectado, las consecuencias pueden ser retinopatía, nefropatía, neuropatía periférica, coronariopatía o vasculopatía periférica. Las estadísticas indican que más del 80% de la morbimortalidad provocada por la DM2 es de tipo cardiovascular. La toxicidad crónica de la glucosa en exceso o la acción directa de la hiperinsulinemia inducen cambios estructurales y funcionales en diversos órgano y sistemas como el corazón, los pequeños y grandes vasos arteriales, el riñón, el sistema nervioso central y periférico, y la retina. La hiperglucemia aumenta la generación de especies reactivas de oxígeno (ERO) debido a la autooxidación de la glucosa, su degradación a polioles y la glicación no enzimática de proteínas. Tanto el estrés oxidativo como la disminución de la síntesis de óxido nítrico conduce a una disfunción endotelial (Figura 1).

disfunción endotelial en la diabetes mellitus tipo 2.             Figura 1. Vías metabólicas y bioquímicas por las que la hiperglucemia y la hiperinsulinemia inducen estrés oxidativo y disfunción endotelial en la diabetes mellitus tipo 2.

 

En consecuencia, la DM2 provoca cardiopatía isquémica, insuficiencia cardíaca congestiva, arteriosclerosis generalizada con preferente afectación de las arterias distales de miembros inferiores, trastornos neurológicos centrales y periféricos, nefropatía que lleva al fracaso renal absoluto y ceguera irreversible.

Como resultado de la toxicidad crónica del exceso de glucosa y la hiperinsulinemia, los pacientes con DM2 desarrollan alteraciones del tejido vascular que ocasionan problemas cardiovasculares, polineuropatías, nefropatía y ceguera. En general, con un buen control de la enfermedad, la mayoría de los diabéticos pueden evitar las complicaciones citadas previamente.Las intervenciones nutricionales basadas en la utilización de determinados micronutrientes podrían tener un efecto beneficioso en la prevención de las complicaciones habitualmente asociadas a la presencia de hiperglucemia y DM2 en el ser humano.

 

En el área para profesionales de nuestra web existe una extensa biblioteca de contenidos que incluye un e-book monográfico enfocado a las intervenciones nutricionales en la hiperglucemia y la DM2, así como un folleto con nutrientes que influyen en el metabolismo de la glucosa.

hiperglucemia y diabetes      nutrientes metabolismo glucosa

 

 

Bibliografía y Referencias.