Griffonia: una respuesta natural al estrés y la depresión.

Griffonia para el estrés

La Griffonia simplicifolia es un arbusto leñoso de la sabana africana cuyas semillas son naturalmente ricas en L-5-HTP (hidroxitriptófano), intermediario metabólico en la conversión de triptófano a serotonina, uno de los principales neurotransmisores del cerebro.

La serotonina es clave en la regulación del apetito, el estado de ánimo y la producción de melatonina. La presencia de serotonina en el cerebro se asocia con un estado emocional equilibrado. Esto es logrado en parte al regular la actividad de ciertos neurotransmisores excitatorios, como la dopamina y noradrenalina.

La serotonina también actúa como una señal de saciedad en el cerebro, lo que regula la ingesta de alimentos. Además, como un precursor de la melatonina (el 5-HTP se convierte en serotonina, luego en N-acetilserotonina y finalmente en melatonina), participa en la regulación de los patrones del sueño, influyendo en el ritmo circadiano del cuerpo.

 

La serotonina no puede cruzar la barrera hematoencefálica y, por lo tanto, se sintetiza en el cerebro. El triptófano, un aminoácido esencial, es un precursor para la síntesis de la serotonina. El triptófano cruza la barrera hematoencefálica y se convierte en L-5-Hidroxitriptófano, que a su vez se convierte en serotonina.

Desafortunadamente, el triptófano encuentra muchos obstáculos durante su viaje al tejido cerebral. Primero, la alimentación afecta directamente a los niveles de triptófano en el cuerpo, ya que este no puede producirlo endógenamente. Las dietas altas en proteínas a menudo proporcionan una mayor cantidad de triptófano, aunque las dietas más altas en carbohidratos parecen mejorar la captación de triptófano en el cerebro.

En segundo lugar, el triptófano debe competir con otros aminoácidos para ingresar al cerebro. Finalmente, el triptófano puede ser absorbido por otros tejidos para la síntesis de proteínas o niacina (vitamina B3), y por lo tanto no es exclusivamente para uso del cerebro.

El 5-HTP, al ser un intermediario metabólico, sirve también como precursor de serotonina, ofreciendo una serie de ventajas sobre el triptófano:

  • 5-HTP se obtiene naturalmente de las semillas de la planta de Griffonia, a diferencia del triptófano que se produce sintéticamente o mediante fermentación bacteriana.
  • 5-HTP llega al cerebro más fácilmente que el triptófano, ya que es capaz de atravesar la barrera hematoencefálica sin competencia por captación. 5-HTP es significativamente más efectivo que el triptófano. En la práctica clínica, ha sido comúnmente aceptado que 50 mg de 5-HTP es aproximadamente equivalente a 500 mg de triptófano.
  • Finalmente, recientes investigaciones y estudios han demostrado que 5-HTP es seguro en niveles tan altos como 900 mg. Como resultado, 5-HTP es un medio seguro y efectivo para aumentar los niveles de serotonina en el cerebro.

 

El hidroxitriptófano (L-5-HTP) de la Griffonia simplicifolia no tiene los efectos secundarios de los antidepresivos sintéticos.

Griffonia parece especialmente útil cuando existen síntomas depresivos y se presenta una situación de estrés en las que es necesario mantener una funcionalidad cognitiva, perceptiva y motora óptima, fundamentalmente si además es importante controlar el aumento del apetito y del peso, así como procurar el sueño nocturno.

Si desea ampliar información sobre la acción de la Griffonia y otros componentes que ofrecen una respuesta natural frente a desequilibrios emocionales, estrés  y depresión, descárguese aquí nuestro folleto “Desafiando al Estrés“

 

 

 

 

 

 

 

 

 

REFERENCIAS

Cowley G, Underwood, A. Newsweek 29 de diciembre de 1997 / enero. 5, 1998; 78-81.

Goldbloom DS, et al. J Psychosom Res 1996; 40 (3): 289-297.

Nicolodi M, Sicuteri F. Adv Exp Med Biol 1996; 398: 373-379.

Richter-Levin G, Segal M. Rev Neurosci 1996; 7 (2): 103-113.

Cangiano C, y col. Int J Obes Relat Metab Disord. 1998 Jul; 22 (7): 648-54.

Cangiano C, y col. Am J Clin Nutr. 1992 Nov; 56 (5): 863-7.

Meyers S. Altern Med Rev. 2000 Feb; 5 (1): 64-71. Revisión.

Jangid P, y col. Asiático J Psychiatr. 2013 Feb; 6 (1): 29-34. doi: 10.1016 / j.ajp.2012.05.011.

Bruni O, Ferri R, Miano S, Verrillo E. Eur J Pediatr. 2004 Jul; 163 (7): 402-7.

Gijsman HJ, y col. J Clin Psychopharmacol. 2002 abr; 22 (2): 183-9.