Funciones de la microbiota intestinal normal en el ser humano.

Funciones microbiota

La relación entre la microbiota intestinal y la salud humana es cada vez más reconocida. Está ampliamente demostrado que una flora intestinal sana es en gran parte responsable de la salud general del huésped. Aunque la microbiota intestinal en un bebé parece casual, comienza a parecerse a la flora adulta a la edad de 3 años. Sin embargo, existen variaciones temporales y espaciales en la distribución microbiana desde el esófago hasta el recto a lo largo de toda la vida del individuo. Los avances en las tecnologías de secuenciación del genoma y la bioinformática han permitido a los científicos estudiar estos microorganismos y su función y las interacciones microbios-huésped de una manera elaborada, tanto en la salud como en la enfermedad. Varios factores juegan un papel en la formación de la microbiota intestinal normal, incluidos el modo de parto (vaginal o por cesárea), la dieta durante la infancia (leche materna o alimentación con preparados) y la edad adulta y el uso de antibióticos. Una preocupación importante del uso de antibióticos es la alteración a largo plazo de la microbiota intestinal normal sana y la transferencia horizontal de genes de resistencia que podrían dar como resultado un reservorio de organismos con un conjunto de genes resistentes a múltiples fármacos.

Desde una perspectiva inmunológica, los microorganismos son vistos como patógenos por el sistema inmune del huésped que los reconoce y los elimina.Sin embargo, la mayoría de las bacterias intestinales no son patógenas y, junto con los enterocitos, tienen una relación simbiótica. El sistema inmune ha evolucionado conjuntamente para vivir en una relación de colaboración con la microbiota saludable, al tiempo que cumple su función de combatir los microorganismos patógenos invasores.

En el intestino, las bacterias realizan una variedad de funciones útiles para los humanos, como:

Funciones antibióticas y antivirales: evitan la colonización de los patógenos con el fin de preservar su propio territorio.

  • Compitiendo con patógenos por los sitios de fijación a la pared intestinal.
  • Compitiendo con patógenos por nutrientes.
  • Cambiando los niveles locales de acidez, provocando un pH más bajo en el medio.
  • Produciendo sus propias sustancias antibióticas que matan o inhiben bacterias patógenas

Funciones anticancerígenas, con un rol protector contra la aparición de cáncer de colon.

Estimulación de la producción de anticuerpos naturales: los mismos microorganismos que componen la flora intestinal normal se comportan como presentadores de antígenos e inducen una respuesta inmunológica cruzada mediada por anticuerpos que contribuye a prevenir la infección o la invasión por agentes patógenos.

Fermentación de carbohidratos y de ácidos grasos: Normalmente, la flora intestinal residente fermenta sustancias que no pueden ser digeridas por el huésped en el intestino delgado, incluyendo almidón, carbohidratos no digeribles y otros alimentos.

Digestión: las bacterias saludables mejoran la eficiencia de la función de digestión del tracto digestivo y la función intestinal. Fabrican la enzima digestiva de la leche, lactasa, que ayuda a digerir los productos lácteos, pero no digiere la caseína, una proteína de la leche.

Fabricación y absorción de nutrientes: las bacterias saludables participan en la fabricación de algunas vitaminas como la vitamina K, vitamina B12, niacina (B3), piridoxina (B6), ácido fólico y biotina; aumentan la biodisponibilidad (absorción en el tracto gastrointestinal) de otras vitaminas, minerales y proteínas.

Otras funciones: parecería que las bacterias intestinales saludables pueden contribuir a desactivar la respuesta inmune inapropiada que se observa en la enfermedad inflamatoria intestinal (EII). Los lactobacilos son útiles en el síndrome del intestino irritable (SII), probablemente debido a que liberan varios aminoácidos, incluido el triptófano, que produce el neurotransmisor serotonina que contribuiría a disminuir el peristaltismo incrementado que aparece en el SII. Adicionalmente, debido a la producción de triptófano, los lactobacilos también pueden favorecer un estado emocional más relajado y ser beneficiosos en los trastornos del estado de ánimo que cursan con ansiedad. Por último, las bacterias saludables ayudarían a reducir los niveles de colesterol cuando éste es alto.

Funciones microbiota en el intestino

 

PUEDE OBTENER MÁS INFORMACIÓN EN NUESTRA MONOGRAFÍA  “ MICROBIOTA ,SIMBIÓTICOS, PREBIÓTICOS, ENZIMAS DIGESTIVAS Y MINERALES “ ACCEDIENDO AL ÁREA PROFESIONAL DE NUESTRA WEB

 

 

 

 

 

 

Referencias

*Role of the normal gut microbiota .Sai Manasa Jandhyala, Rupjyoti Talukdar, Chivkula Subramanyam, Harish Vuyyuru, Mitnala Sasikala, and D Nageshwar Reddy. World J Gastroenterol. 2015 Aug 7; 21(29): 8787–8803.

* Férir G, Petrova MI, Andrei G, et al. The Lantibiotic Peptide Labyrinthopeptin A1 Demonstrates Broad Anti-HIV and Anti- HSV Activity with Potential for Microbicidal Applications. Favoreel H, ed. PLoS ONE. 2013;8(5):e64010. doi:10.1371/ journal.pone.0064010.

* El- Adawi H, Nour I, Fattouh F, El- Deeb N. Investigation of the Antiviral Bioactivity of Lactobacillus bulgaricus761N Extracellular Extract against Hepatitis C Virus (HCV). International Journal of Pharmacology, 11: 19-26. DOI:10.3923/ijp.2015.19.26

* Guía Práctica de la Organización Mundial de Gastroenterología: Probióticos y prebióticos. Octubre 2011. Disponible en http://www.worldgastroenterology. org/UserFiles/file/guidelines/probiotics-spanish-2011.pdf Accedido Febrero 2018