Efectos beneficiosos de los probióticos en la salud gastrointestinal.

Un probiótico es un microorganismo beneficioso que puede ayudar a disminuir el riego de sufrir patologías digestivas infecciosas entre otros efectos.

Los probióticos con usos terapéuticos ,como la levadura Saccharomyces boulardii ,se pueden  utilizar para la prevención y tratamiento de la diarrea , entre otras patologías. Su acción se basa en múltiples mecanismos, que incluyen efectos inmunológicos,  capacidad de adhesión de patógenos y  neutralización de sus toxinas, así como efectos sobre  enzimas digestivas. Debido a estos efectos -además de a sus propiedades inherentes-, esta levadura simbiótica es capaz de crear un microambiente de crecimiento favorable para la microbiota intestinal beneficiosa, mientras que constituye una protección adicional para la capa de mucosa intestinal y aumenta la velocidad de recuperación tras una infección. En una disbiosis (desequilibrio de la microflora intestinal, de su actividad metabólica y su distribución en el intestino), como ocurre durante la diarrea, la población microbiana principal tiende a reducirse en diferentes proporciones. Este vacío en el nicho intestinal generalmente conduce a aumentos transitorios de nuevas  bacterias colonizadoras potencialmente  perjudiciales para la salud (Enterobacteriaceae, Bifidobacteriaceae, y Clostridiaceae).

Varios estudios en humanos, así como modelos realizados con animales, demuestran que el tratamiento con Saccharomyces boulardii en casos de disbiosis conduce al restablecimiento rápido de un microbioma sano

Los efectos más relevantes de S. boulardii en la composición fecal, y por tanto intestinal,  incluyen un aumento de las bacterias productoras de ácidos grasos de cadena corta, gracias a su acción prebiótica sobre las mismas. Al mismo tiempo, se produce una supresión de una posible colonización de bacterias patógenas. La acción preventiva de S. boulardii señalada anteriormente puede observarse, por ejemplo, durante la terapia con antibióticos o con respecto a la diarrea del viajero, y puede explicarse por varios mecanismos, incluyendo un efecto estabilizador sobre la microbiota saludable, así como, posiblemente también, en la producción y mantenimiento de la capa mucosal. Varias situaciones diferentes de disbiosis (incluyendo el síndrome del intestino irritable, las enfermedades inflamatorias del intestino o la enfermedad de Lyme) podrían beneficiarse de los efectos de esta versátil levadura probiótica. Su potencial reside en la capacidad de  estabilización general de la flora intestinal , especialmente en las  poblaciones en riesgo, su efecto activador general del sistema inmunitario, su acción antiinflamatoria y antisecretora y su resistencia a tratamiento antibiótico bacteriano

Diversos trabajos de investigación realizados con el probiótico Saccharomyces boulardii apuntan que podría tener un papel relevante en el futuro tratamiento de patologías tan importantes como la obesidad o el síndrome metabólico gracias a sus efectos a nivel de restauración de la función de la barrera intestinal y la reducción de distintos marcadores de inflamación sistémica.

Referencias .

Kelesidis T, Pothoulakis C. Efficacy and safety of the probiotic Saccharomyces boulardii for the prevention and therapy of gastrointestinal disorders.

Saccharomyces boulardii CNCM I-745 supports regeneration of the intestinal microbiota after diarrheic dysbiosis – a review. Clinical and Experimental Gastroenterology 2015.

 

Puedes descargarte aquí la evidencia científica de                                        S.B.C. Saccharomyces Boulardii.