Dislipidemia: intervenciones nutricionales.

colesterol alto

Las dislipidemias son un problema de salud importante que afecta a un porcentaje creciente de la población mundial. Están asociadas con un riesgo más alto de enfermedades cardiovasculares, las cuales, a su vez, son una de las principales causas de mortalidad en el mundo desarrollado. Además, la alteración del perfil lipídico está presente en otros trastornos metabólicos importantes como la obesidad o la diabetes.

 Su corrección mediante el aumento de la actividad física y del seguimiento de hábitos alimenticios saludables es importante mientras que favorecer el consumo de ciertos nutrientes podría facilitar la normalización del perfil lipídico o la prevención de su alteración en las personas que lo necesitan.

 

1 Lípidos 

1.1 Definición y clasificación 

Los lípidos son un grupo heterogéneo de moléculas orgánicas, la mayoría biomoléculas, que contienen carbono, hidrógeno y, en menor proporción, oxígeno, cuya característica común es que son insolubles en agua (hidrófobos). Los lípidos se clasifican en dos grupos según tengan en su composición ácidos grasos (saponificables) o no los tengan (insaponificables) (figura 1). Los lípidos saponificables se caracterizan por tener un enlace éster hidrolizable y se dividen a su vez en simples (como los triglicéridos) y complejos (como los fosfolípidos). Entre los lípidos insaponificables, se encuentran los esteroides entre los que destaca el colesterol (“Lípidos,” n.d.).

Dislipidemia Acidos grasos

                                           Figura 1. Clasificación de los lípidos 

 Los lípidos desempeñan funciones biológicas esenciales. Son la reserva energética más importante en el organismo (aportan unas 9 kcal/gramo), tienen una función estructural al formar parte de las membranas celulares y participan en diversos procesos celulares como reacciones enzimáticas o rutas de señalización celular (“Lípidos,” n.d.).

1.2 Ácidos grasos y triglicéridos 

Los ácidos grasos son las unidades básicas de los lípidos saponificables y consisten en moléculas formadas por una larga cadena hidrocarbonada unida por un extremo a un ácido carboxílico. La presencia de dobles enlaces o insaturaciones en el ácido graso reduce el punto de fusión (figura 2). Así los ácidos grasos saturados, que no presentan dobles enlaces, son sólidos por lo que se depositan con más facilidad mientras que los insaturados que contienen al menos un doble enlace, son líquidos.

Los ácidos grasos se transportan y almacenan en el tejido adiposo en forma de triglicéridos para poder ser utilizados a nivel celular. Los triglicéridos son lípidos simples formados por tres ácidos grasos y una molécula de glicerol.

 

 1.3 Colesterol 

El colesterol es un lípido que pertenece al grupo de los esteroides y cuya estructura contiene cuatro carbociclos condensados. Se obtiene de la dieta, pero también se sintetiza en prácticamente cualquier célula del organismo a partir del acetil-Coenzima A (CoA). El colesterol tiene una función estructural esencial al formar parte de las membranas citoplasmáticas y regular su fluidez. Además, es precursor de otros compuestos de tipo esteroide como la vitamina D, las hormonas sexuales, las hormonas corticoesteroideas y las sales biliares. Éstas últimas son esenciales en la absorción intestinal de los lípidos provenientes de la dieta mientras que la secreción de la bilis es la principal ruta de excreción del colesterol endógeno (Maldonado Saavedra, et al. 2012).

 

Los lípidos son macromoléculas cuyas funciones biológicas son esenciales.  

Algunos lípidos como los triglicéridos sirven como reserva energética para las células mientras que otros, como los fosfolípidos o el colesterol, tiene una función estructural de membrana en la célula. Por lo tanto, su presencia en el organismo, en cantidad y en las proporciones adecuadas, es fundamental para el correcto funcionamiento de las células y tejidos. Su exceso, con alteración del perfil de lípidos en suero, predispone a la aparición de enfermedades, especialmente de placas de ateroma y enfermedad cardiovascular.

 

La intervención nutricional puede ayudar a corregir un perfil de lípidos alterado y a prevenir el riesgo de desarrollar enfermedades asociadas a ello. En nuestro folleto encontrará una selección de complementos alimenticios que pueden ser especialmente útiles en la dislipidemia.

 

 

 

Bibliografía y referencias.