Plantas que ayudan en el tratamiento del dolor e inflamación.

curcumina

Hasta el momento actual la medicina moderna no ha sido capaz de controlar el desarrollo de las enfermedades crónicas.Su incidencia sobre la población es muy alta y por ello el motivo primordial que debe atender una persona que desea desarrollar una actividad diaria normal es poder mantener un estado de salud óptimo, y en ello juega un papel fundamental la alimentación.

Cada vez existen más evidencias de la relación entre las enfermedades crónicas y el estilo de vida moderno: el estrés, la falta de ejercicio, los alimentos procesados e industriales, el consumo de tabaco y alcohol, la reducción de ingesta de fibras y vegetales y el aumento del consumo de azúcares refinados son la causa de muchos problemas de salud.

Una nutrición adecuada permite el buen funcionamiento de muchos procesos biológicos en el organismo y existen algunos ingredientes cuya funcionalidad va más allá del mero aspecto nutricional: varios compuestos naturales derivados de plantas actúan como coxib (inhibidores de la COX-2) y pueden poseer una eficacia similar a los antiinflamatorios convencionales en el tratamiento de la reacción inflamatoria. Los coxib  se unen selectivamente al sitio activo de la enzima ciclooxigenasa-2 con mucha más especificidad que por la ciclooxigenasa-1.

Estos inhibidores cumplen sus efectos antiinflamatorios, antipiréticos y analgésicos con una efectividad alta y con mejor perfil de seguridad que los AINEs tradicionales. Su uso mejora así las complicaciones secundarias a la toma de AINEs clásicos como la gastritis o las úlceras.

 

*Figura adaptada por Atrium Innovations España.

 

CÚRCUMA

En los últimos 60 años, más de 3000 estudios han demostrado que la curcumina tiene propiedades antioxidantes, antibacterianas, antifúngicas y antiinflamatorias. Estos efectos de la curcumina han atraído los intereses de los investigadores para descubrir sus múltiples objetivos celulares y los mecanismos moleculares subyacentes a estas propiedades biológicas. Las investigaciones científicas modernas revelan que la curcumina es una molécula pleiotrópica que interactúa con numerosas dianas moleculares, pudiéndose unir y modular directamente la actividad de proteínas o regular indirectamente sus funciones.

Aunque se necesitan más estudios para evaluar completamente la eficacia y la seguridad de la curcumina reformulada, su seguridad farmacológica, su eficacia terapéutica y su potencial de focalización múltiple, hacen de la curcumina un agente prometedor para la prevención de diversas dolencias humanas.

Además de los curcuminoides, en la naturaleza existen también otros extractos botánicos que podrían ayudar a promover una respuesta normal inflamatoria en el organismo, como es el caso de los ácidos boswellicos, encontrados en la Boswellia serrata y los harpagósidos, identificados en la garra del diablo (Harpagophytum procumbens).

Referencias

Potential Therapeutic Effects of Curcumin, the Anti-inflammatory Agent, Against Neurodegenerative, Cardiovascular, Pulmonary, Metabolic, Autoimmune and Neoplastic Diseases. Bharat B.Int J Biochem Cell Biol.2010. 
Major constituents of Boswellia carteri resin exhibit­cyclooxygenase enzyme inhibition and antiproliferative activity. Ali SI.Nat Prod Commun. 2013

 

Puedes obtener más información en www.douglaslabs.es o dercargarte aquí la evidencia científica de los efectos de una mezcla de extractos botánicos estandarizados de Curcumina, Boswellia y Garra del Diablo.