Cuidado de la piel en verano.

cuidado piel verano

Una de sus funciones principales de la piel es proteger al organismo contra influencias externas. Además, evita la deshidratación, asegura la síntesis de vitamina D, regula la temperatura corporal y está en contacto con el mundo exterior a través del sentido del tacto.

Para poder realizar todas estas tareas correctamente mantenerla sana de gran importancia.

Los cambios de estación influyen también en nuestra dermis , por lo que es importante modificar nuestros hábitos de cuidado para ayudarla a realizar una buena adaptación de una época a otra.

Durante los meses fríos de invierno y las bajas temperaturas, el poro se cierra más con el objetivo de protegernos del frío, motivo por el cual las personas que vive en zonas frías tienen la piel más seca y sensible.

exposicion al sol

Cuando llega el verano el clima es propicio para usar prendas más ligeras y trajes de baño, sobre todo si vamos a estar en la playa. Como en esta época estamos más expuestos al sol, debemos conocer cómo cuidarnos y cuales son los factores que afectan al estado de nuestra piel:

Factores extrínsecos: afectan a la piel desde el exterior

  • Los factores ambientales como el viento, el aire acondicionado y el calor aseguran una pérdida acelerada de humedad de la piel.
  • El estilo de vida, incluido fumar, consumo de alcohol (crónico), el estrés y la falta de sueño pueden ser varios de los mecanismos que contribuyen a su envejecimiento.
  • La exposición prolongada al sol puede desencadenar un deterioro prematuro de la piel, conocido como fotoenvejecimiento, siendo sus principales signos las manchas y las arrugas.

Factores intrínsecos: ocurren desde el interior.

  • La liberación de radicales libres (ROS) por el metabolismo celular unida a una capacidad antioxidante reducida por parte del organismo, desencadena una disminución de la función biológica, así como una mayor descomposición celular.
  • La capacidad del propio organismo para sintetizar colágeno a través de los fibroblastos, disminuye aproximadamente un 1,5% por año a partir de los 25 años, provocando una pérdida de elasticidad y la aparición de arrugas.
  • Las hormonas del estrés, como los glucocorticoides, causan cambios en la producción y descomposición del colágeno de la piel.
  • Ciertas anomalías de la piel como acné y eczema, pueden provocar una ruptura de la barrera cutánea dañada y acelerar el proceso de envejecimiento.

El envejecimiento cutáneo es un proceso en el que están involucrados múltiples factores: genéticos, hormonales y ambientales.

Las necesidades nutricionales de la piel son muy altas, de modo que es necesario proporcionar una alimentación adecuada para mantener sus propiedades. La influencia de la nutrición sobre la piel es tan importante que los desequilibrios alimentarios provocan alteraciones cutáneas, mientras que el aporte de determinados nutrientes puede ser imprescindible para el tratamiento de determinadas complicaciones dermatológicas.

nutrientes piel

Tener una rutina diaria y semanal para el cuidado cutáneo es importante durante todo el año, por lo que puede mantener una piel radiante y saludable. Ten mostramos algunos consejos para conseguirlo:

Exfoliar:

La exfoliación es una parte importante de la rutina de cuidado cutáneo en verano. Exfoliar suavemente una vez por semana ayudará a eliminar las células muertas de la piel y permitirá que mejore también la hidratación. Y cuando hablamos de exfoliación, nos referimos a una exfoliación suave y al aprovechamiento de las vitaminas, minerales y oligoelemento etc. presentes en los alimentos y que tienen la capacidad natural de eliminar esas células muertas en la superficie de la piel.

Puedes conseguir algunos exfoliantes estupendos con ingredientes que encontrarás en tu cocina:

  • Almendras: ricas en antioxidantes; se pueden moler en un polvo fino para usar como un exfoliante natural.
  • Aguacate: limpia e hidrata tu piel; rico en vitamina A y E
  • Miel natural: tiene propiedades antimicrobianas y es un potente complejo de vitaminas B (B1, B3, B5 y B6)
  • Avena: Hidrata, limpia y tiene acción antiinflamatoria.
  • Papaya: contiene la enzima papaína, un exfoliante natural; rica en vitaminas A, C y E
  • Semillas de granada: exfoliante rico en antioxidantes.
  • Fresas: iluminan la piel de forma natural; es una fuente de vitamina C.
  • Yogurt: equilibra el pH de la piel; contiene ácido láctico, un exfoliante natural.

exfoliantes naturales

Hidratar

No importa la estación, es importante nutrir y equilibrar la hidratación de la piel con cremas, aceites y suplementos adecuados. Esto deberá adaptarse cada caso. Si vivimos en una zona seca durante todo el año, deberemos usar más hidratantes que otras personas que viven en un área muy húmeda. La cantidad de hidratación que necesitas también dependerá de la frecuencia con la que te expongas al sol. Si a menudo te expones al sol y a los dañinos rayos UVB, UVA e IRA, necesitarás usar cremas, protectores y complementos alimenticios antioxidantes cada noche para mantener la hidratación y reponer la capacidad de tu piel para protegerte del daño oxidativo que causa el sol. Tu tipo de piel también influirá en la cantidad de hidratantes y antioxidantes que necesitarás para mantener tu piel sana e hidratada.

Proteger:

Es tiempo de intensificar la utilización de protectores solares. Mayor radiación solar y exposición al sol significa más daño oxidativo en la dermis. Es recomendable utilizar protectores solares minerales de amplio espectro natural, con una clasificación FPS de al menos 30 para proteger tu piel de los dañinos rayos UVA y UVB.

Infórmate del índice UV antes de salir y toma precauciones especiales en los días que se prevé que el índice será moderadamente alto o superior. Los rayos UV son más fuertes entre las 10 am. y las 4 pm., por lo que limitar la exposición y tomar precauciones protegerá tu piel del daño. Cuando estés en la playa es recomendable usar un protector resistente al agua, un sombrero de ala ancha, gafas de sol que bloqueen los rayos UVA y UVB, y usar una sombrilla de playa grande.

proteccion solar

Recuerda que incluso si estás a la sombra o te crees a salvo de los peligrosos rayos UV, puede que debas tomar precauciones. Aquí hay algunas situaciones en las que debes tomar medidas adicionales o evitarlas por completo para proteger tu piel de la exposición peligrosa a los rayos UV:

Nublado: las nubes no protegen tu piel de las quemaduras solares

Altitudes elevadas: menos atmósfera significa que tu piel se puede quemar más rápidamente.

Camas bronceadoras: 20 minutos de sesión puede tener el mismo efecto que estar al sol todo el día sin protección.

Luz reflejada: las superficies reflectantes como el agua, el hormigón, la arena y la nieve pueden provocar quemaduras solares, así que asegúrate de usar protector solar, incluso si estás a la sombra.

 

Nutrir:

¡Pon a los antioxidantes a trabajar! Utiliza productos adicionales para el cuidado de la piel, como mascarillas, suplementos y serums ricos en antioxidantes.

nutrir la piel

Hidratar:

Usa regularmente un humectante ligero para calmar y apoyar la función de barrera de tu piel.

Evita productos que no proporcionen una protección solar suficiente y asegúrate de usar aquellos ingredientes naturales que son excelentes para nutrir tu piel.

skin nourish

Skin Nourish es una combinación única con ingredientes patentados y testados, diseñada especialmente para brindar luminosidad, hidratación y nutrición a la piel desde el interior. Esta fórmula destaca por su contenido en:

  • Fitoceramidas que ayudan a mantener la hidratación cutánea.
  • Polifenoles de semilla de uva, enzima SOD de melón seco, Vitamina C y Zinc que protegen del daño oxidativo y mejoran el aspecto de la piel.
  • Sílice estandarizado de extracto de bambú que contribuye a la síntesis de colágeno.