¿Cómo distinguir los mejores complementos alimenticios para el mantenimiento de un organismo en plena forma?

complementos alimenticios laboratorio

 En circunstancias normales, una dieta adecuada y equilibrada debe proporcionar todos los nutrientes necesarios para el desarrollo y mantenimiento de un organismo sano. No obstante, las investigaciones realizadas demuestran que esta situación ideal no se da en la práctica para todos los nutrientes, ni para todos los grupos de población. Aquí es donde los complementos alimenticios entran en acción para complementar la dieta normal mediante fuentes concentradas de nutrientes y otras sustancias que aportan efectos nutricionales y fisiológicos.

La mayoría de los adultos en Europa y los Estados Unidos toman uno o más suplementos dietéticos todos los días u ocasionalmente.

En la actualidad, los complementos alimenticios incluyen vitaminas, minerales, hierbas y sustancias botánicas, aminoácidos, enzimas y muchos otros ingredientes.

Los suplementos dietéticos se presentan en distintas formas: pastillas, cápsulas, en polvo, en gotas, bebidas y barras energéticas. Entre los suplementos más utilizados se encuentran las vitaminas D y E, los minerales como el calcio y el hierro, las hierbas como la equinácea y el ajo, fibra y productos especializados como la glucosamina, los probióticos y los aceites de pescado.

Los estudios científicos demuestran que algunos suplementos dietéticos son beneficiosos en general y ayudan a controlar ciertos trastornos. Por ejemplo: el calcio y la vitamina D son importantes para mantener los huesos fuertes y reducir la pérdida ósea; el ácido fólico en forma de folato disminuye el riesgo de ciertos defectos congénitos; los ácidos grasos omega-3 de los aceites de pescado pueden ayudar a controlar el colesterol.

Sin embargo, no todos los complementos alimenticios son iguales. Su composición, pureza de los ingredientes, cantidad de los mismos y forma de obtención puede ser sensiblemente diferentes de unos a otros.

Los suplementos dietéticos son productos que requieren mucha investigación y tecnologías avanzadas en su fabricación. La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición ha establecido normas de calidad para los suplementos dietéticos a fin de asegurar su identidad, pureza, concentración y composición. Estas normas tienen como propósito evitar el uso de un ingrediente incorrecto una cantidad demasiado escasa o excesiva del mismo, la posibilidad de contaminación y regulaciones sobre el envasado, etiquetado y publicidad de los productos.

Para facilitar el control oficial de los suplementos alimenticios, el responsable de la comercialización en España del producto deberá notificar su puesta en el mercado nacional a la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, enviándoles un ejemplar de la etiqueta del producto con carácter previo o simultáneo a la primera puesta en el mercado.

Dicha notificación obligatoria deberá ser realizada por el fabricante, o el responsable de la primera puesta en el mercado o el importador, en el caso de terceros países. Esta obligación de notificación de la puesta en el mercado de un producto es de enorme importancia a la hora de identificar y valorar la calidad y eficacia de un complemento alimenticio, dada la proliferación de productos que se ponen en el mercado (sobre todo a través de internet) sin cumplir los controles que exigen la normativa española y comunitaria, pudiendo contener ingredientes, concentraciones y contaminantes de dudosa eficacia y potencialmente peligrosos para la salud.

Los profesionales de la salud (médicos, farmacéuticos y dietistas/nutricionistas) le informaran sobre las mejores opciones para su salud en general. El profesional le ayudará a decidir si algún suplemento dietético podría ser beneficioso para usted y recomendarle las mejores marcas del mercado.

Si desea obtener más información sobre los complementos alimenticios y como pueden impulsar su potencial a cualquier edad, suscríbase a nuestro blog