Colina, betaína y otros nutrientes útiles en el control de la hipertensión.

La colina y betaína son nutrientes que actúan como donadores de grupos metilo en numerosas reacciones enzimáticas, especialmente importante en el ciclo de la homocisteína donde facilitan su conversión a metionina. Por ello, su suplementación con betaína y colina junto con las vitaminas del grupo B -que actúan como cofactores en el mismo ciclo-  podría favorecer la normalización de los niveles de la homocisteína.

 COLINA.

 La colina es un nutriente esencial que actúa como donador de grupos metilo en numerosos procesos fisiológicos. Aunque puede ser sintetizada en el organismo, lo hace en pequeñas cantidades, por lo que el aporte dietético es necesario. Los huevos, cacahuetes e hígado son los alimentos más ricos en colina. En el organismo, la mayor parte de la colina se encuentra formando fosfolípidos, componentes esenciales de las membranas celulares. También es un precursor del neurotransmisor acetilcolina involucrado en numerosas funciones neuronales.

BETAÍNA.

 La betaína es un metabolito oxidado de la colina. Se forma en el hígado y riñón en un proceso irreversible de dos reacciones enzimáticas. También se puede encontrar en alimentos como salvado de trigo y de cebada, espinacas, camarones y pan de trigo. La principal función de la betaína es la donación de grupos metilo, especialmente importante en el ciclo de la homocisteína donde proporciona hasta el 60% de los grupos metilos que forman la metionina (Figura 1). Además, la betaína también actúa como osmolito y regula el volumen celular y protege la integridad celular frente al estrés osmótico especialmente en el riñón.

Oxidación de la colina a betainaBHMT: betaína-homocisteína metiltransferasa; CHDH: colina deshidrogenasa; BADH: betaína aldehído deshidrogenasa; MS: metionina sintasa; SDH: sarcosina deshidrogenasa; 5-10, MTHF: 5,10-Metileno-tetrahidrofolato; FAD: flavin adenin dinucleótido

Figura 1. Oxidación de la colina a betaína.

 A pesar del papel relevante de la betaína y la colina en el metabolismo de la homocisteína, existen pocos estudios en seres humanos que estudien dicha relación, así como su posible beneficio sobre la salud cardiovascular. El efecto reductor de la suplementación con betaína sobre los niveles de Hcy se ha demostrado en un estudio en 42 pacientes obesos sometidos a una dieta hipoenergética. El uso de 6g/día de betaína durante 12 semanas redujo la concentración plasmática de Hcy en comparación con placebo, aunque no se observó ningún cambio en la composición corporal. La colina y betaína son nutrientes que actúan como donadores de grupos metilo en numerosas reacciones enzimáticas, especialmente importante en el ciclo de la homocisteína donde facilitan su conversión a metionina.

En conclusión, la suplementación con betaína y colina, como sustratos importantes del ciclo de la homocisteína junto con las vitaminas del grupo B que actúan como cofactores, podría resultar útil en pacientes con elevados niveles de Hcy.

 

OTROS NUTRIENTES COMPLEMENTARIOS.

A continuación, se resumen otros nutrientes de interés en el control de situaciones clínicas que, con frecuencia, acompañan a personas con hipertensión arterial y cuyas acciones complementan a los nutrientes descritos previamente (Tabla 1).

 

Nutrientes complementarios en el control de la presión arterial

Tabla 1. Nutrientes complementarios que facilitan el control de la presión arterial: acción, dosis, efectos y situaciones de uso.

 

 

En el área para profesionales de nuestra web puede obtener una completa monografía para uso profesional acerca de intervenciones nutricionales en el control de la presión arterial.

qué es la tensión alta

 

 

Bibliografía y referencias.