EL PODER DE LAS ENZIMAS.

enzimas para dolor articular

Las enzimas son moléculas de naturaleza proteica cuya función es regular las reacciones químicas que tienen lugar en nuestro organismo. Bajo el microscopio, parecen discretamente pequeñas, sin embargo despliegan grandes efectos en nuestros cuerpos.

Científicamente, las enzimas también se denominan biocatalizadores, porque aceleran o controlan los procesos químicos.

En el cuerpo humano ocurren cientos de reacciones químicas durante el curso de los procesos del metabolismo normal. Estas reacciones químicas requieren energía significativa para tener lugar, y por lo tanto necesitan un catalizador para permitir que la reacción continúe. El catalizador actúa para reducir la energía necesaria para que la reacción pueda seguir adelante.En el organismo, para cada reacción existen enzimas que actúan como catalizadores de manera específica y única, permitiendo que el proceso pueda tener lugar. La enzima en sí no se consume en la reacción y puede ser utilizada una y otra vez. Ciertas combinaciones enzimáticas, cuando están protegidas adecuadamente del pH ácido del estómago, proporcionan un soporte enzimático sistémico.

Las enzimas sistémicas pueden ayudar especialmente en la función musculoesquelética, una red que incluye nuestros músculos, ligamentos, tendones y otros tejidos conectivos. Está bien establecido que, como consecuencia del envejecimiento normal, los traumatismos o la actividad deportiva intensa, ocurran muchos cambios en el sistema musculoesquelético que pueden conducir a una disminución de la movilidad y la calidad de vida.

Las enzimas ayudan con las lesiones deportivas , la inflamación de las articulaciones y una variedad de afecciones relacionadas con el dolor: las enzimas son verdaderas polivalentes en términos de dolor. Sin embargo, a diferencia de los agentes antirreumáticos y antiinflamatorios convencionales, aceleran los procesos naturales de autocuración del cuerpo , en lugar de simplemente suprimir la inflamación.

Citoquinas, comunicación celular y enzimas

Las inflamaciones están controladas por citoquinas: son sustancias mensajeras del cuerpo que, por ejemplo, estimulan la producción de anticuerpos.Las citoquinas son proteínas y glicoproteínas de señalización involucradas en la comunicación celular. Son producidas por una amplia variedad de células y se dividen en dos categorías, Th1 y Th2, dependiendo del tipo de comunicación que realicen. En procesos agudos, los comunicadores celulares Th1, una vez penetran en el torrente sanguíneo, tienen como objetivo llegar a todas las células del sistema inmune para poder desencadenar una respuesta proporcional al tipo de proceso que está ocurriendo. Una vez solucionado, las citoquinas de tipo Th2 son sintetizadas para comunicar que la respuesta debe remitir y poder volver a la situación de equilibrio previa.

 

Equilibrio citoquinas Th1 y Th2

Th1                                                               Th2

Sin embargo, cuando no existe un reequilibrio en los niveles de citoquinas, un proceso agudo se convierte en crónico.

Procesos agudos  Exceso de citoquinas Th1                     Procesos crónicos  Exceso de citoquinas Th2

 p. ej. INF-γ, TNF-α, IL-2, IL-6, IL-12.                                      p. ej. TGF-β , IL-4, IL-5, IL-10.

 

 

En las reacciones químicas que ocurren de manera normal durante el metabolismo del cuerpo humano, las enzimas tienen un rol principal al actuar como catalizadores, ya que permiten disminuir la energía necesaria para que una reacción química se pueda dar. En el proceso de restauración de los niveles de citoquinas, las enzimas proteasas son las encargadas de modificar la configuración de una proteína denominada Alfa2-Macroglobulina para permitir que se una de manera irreversible a las citoquinas presentes en el torrente sanguíneo. Este nuevo complejo formado por Enzima + Alfa2 – Macroglobulina + Citoquinas es eliminado del cuerpo reestableciendo los niveles normales de citoquinas .

 

enzimas y citoquinas

citoquinas TH1

equilicbrio citoquinas

 

 Las enzimas sistémicas pueden desempeñar un papel importante en el mantenimiento de un equilibrio saludable de citoquinas. Si desea ampliar información sobre soluciones enzimáticas integrales, pulse el siguiente enlace:

Más infomación