Apoyo de la Curcumina y Polifenoles en la función neurológica.

El deterioro del sistema nervioso en la senectud, unido a la aparición de enfermedades neurodegenerativas relacionadas con la edad (como el Alzheimer o el Parkinson) pueden afectar al sistema   motor y generar déficits cognitivos, de memoria y alteraciones del comportamiento en las personas. Por lo tanto, es extremadamente importante explorar métodos para retardar o revertir los déficits neuronales relacionados con la edad, así como sus manifestaciones conductuales posteriores, y poder potenciar el envejecimiento saludable.

A este respecto, el consumo de dietas ricas en antioxidantes y polifenoles antiinflamatorios, tales como los que se encuentran en la cúrcuma, la uva, los arándanos y otras frutas y verduras, puede disminuir el riesgo de desarrollar enfermedades neurodegenerativas relacionadas con la edad.

Las investigaciones realizadas sugieren que estos compuestos polifenólicos pueden ejercer sus efectos beneficiosos ya sea a través de su capacidad para reducir el estrés oxidativo y la inflamación, o directamente mediante la alteración de la señalización implicada en la comunicación neuronal. Estas intervenciones, a su vez, pueden ejercer de protección contra los déficits relacionados con la edad en la función cognitiva y motora.

En la actualidad existen numerosas investigaciones y estudios realizados alrededor de estos productos- denominados popularmente como “superalimentos”- y su aplicación en diferentes problemas de salud.

 CÚRCUMA

El rizoma de la cúrcuma fue adoptado como producto medicinal por el Comité de Productos Medicinales Herbales (Committee on Herbal Medicinal Productos-HMPC) el 12 de noviembre de 2009. Esta planta ha sido usada en multitud de sistemas de medicina tradicional (china y ayurvédica). A su vez, el Centro Nacional para la Salud Integral y Complementaria (NCCIH) del departamento de salud de Estados Unidos ha estudiado los efectos de la curcumina sobre la enfermedad de Alzheimer.

La cúrcuma (Curcuma longa L.) es una planta de la Familia Zingiberaceae originaria del sudeste asiático. Es conocida mundialmente como especia aromática, utilizada en la gastronomía asiática para dar un toque de color y sabor picante a los platos. Los compuestos fitoquímicos presentes en su rizoma anaranjado característico, los curcuminoides, le confieren a esta planta importantes propiedades medicinales.

Estas propiedades medicinales de la cúrcuma se atribuyen a la bioactividad de los componentes producidos en las rutas del metabolismo secundario: compuestos fenólicos y aceites volátiles. Los compuestos fenólicos que presenta, en concreto polifenoles, son del grupo de los curcuminoides que comprenden el 2-9% de la planta y son los responsables del color amarillo-anaranjado de la cúrcuma.

La investigación ha demostrado que estos curcuminoides intervienen en una amplia gama de procesos a nivel neuronal, cardiovascular y hepático. Pero el principal problema que tienen estos metabolitos secundarios es su baja biodisponibilidad: La curcumina no es soluble en agua a pH neutro ni ácido, experimentando una rápida glucuronidación que la convierte en poco biodisponible y se excreta. Por ello se recomienda que para una mayor biodisponibilidad la curcumina se suministre en forma liposomada, ya que de esta manera se le protege de las agresivas condiciones del estómago y se logra una absorción máxima de la curcumina libre (activa), la única capaz de atravesar la barrera hematoencefálica.

UVA

La uva contiene flavonoides con efectos antioxidantes, pueden bajar el nivel de las lipoproteínas de baja densidad (LDLs, o “colesterol malo”), relajar los vasos sanguíneos y disminuir el riesgo de enfermedades coronarias.Los antioxidantes de la uva podrían ayudar a prevenir las enfermedades del corazón y tener otros efectos beneficiosos. Las variedades de uva negra proporcionan más antioxidantes que las variedades blancas.

Los flavonoides son metabolitos secundarios polifenólicos. Uno de los fenoles naturales más conocidos, el Resveratrol, se encuentra en la piel de la uva. Está demostrado que el Resveratrol es un potente antioxidante que tiene efectos antienvejecimiento.

Se ha demostrado también que la Apigenina, otro flavonoide presente en la uva, es una de las pocas substancias con capacidad de estimular el transportador de monoaminas alterando los niveles de neurotransmisores. Recientemente se ha visto que la Apigenina actúa sobre los receptores de GABA ejerciendo acciones ansiolíticas y sedantes.

ARÁNDANOS

Los arándanos son ricos en polifenoles, pudiendo proporcionar múltiples beneficios para la salud. Según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Maine el consumo regular de arándanos puede ayudar a prevenir patologías asociadas al síndrome metabólico, incluyendo enfermedades cardiovasculares y diabetes.

Comer arándanos te puede ayudar a mantener tu cerebro en buenas condiciones, aun entrando en la vejez. Los arándanos contienen flavonoides que potencian tu memoria y mejoran el aprendizaje y otras funciones cognitivas. Protegen tu cerebro de radicales libres que pueden dañar tejido sano y están generalmente relacionados con la pérdida de la memoria. Los arándanos pueden ayudar también a reducir el riesgo de tener Parkinson o Alzheimer.

Diversos estudios  han investigado la relación entre los arándanos y la memoria. De acuerdo a una investigación realizada en adultos mayores  por la Universidad de Cincinnati Academic Health Center, se descubrió que aquellos que tomaron zumo de arándanos durante 12 días vieron un aumento en su capacidad cerebral para recordar cosas. Los investigadores señalaron que “hasta donde sabemos, este es el primer ensayo en humanos en evaluar el potencial beneficio del arándano sobre la función neurocognitiva en adultos mayores con un mayor riesgo de demencia”.

Se ha demostrado que la suplementación con arándanos puede disipar los déficits de comportamiento relacionados con la edad, especialmente la pérdida de memoria.

La Curcumina Optimizada con Neurophenol™ de Douglas Laboratories® es una fórmula única que contiene 2 ingredientes clínicamente sinérgicos y con marca registrada: Longvida®, curcumina optimizada de amplia absorción y biodisponibilidad, y Neurophenol™, mezcla patentada de extractos de arándanos y uva. Ambos ingredientes apoyan una función cognitiva sana en adultos. Con respecto a la capacidad cognitiva, tanto en el envejecimiento normal como en el patológico, la disfunción mnésica es la alteración cognoscitiva más común ocasionando un detrimento tanto en la calidad de vida como en la capacidad de nuevos aprendizajes y de acceso a información valiosa. Se ha sugerido que es un fenómeno normal en los ancianos más que una etapa inicial de una demencia u otra enfermedad. Es importante la detección precoz de los trastornos de memoria como síntomas frecuentes de los síndromes demenciales.